miércoles , abril 24 2019

Una vuelta a los triunfos con dos azules como protagonistas

Universidad de Chile cortó una racha de tres encuentros sin ganar con una goleada sobre Deportes Antofagasta por 4-2 gracias a los dobletes de Sebastián Ubilla y Matías Rodríguez.

El 7 de octubre de 2012, por la fecha 13 del Torneo de Clausura, Universidad de Chile visitaba Deportes Antofagasta en el estadio Luis Valenzuela Hermosilla de Copiapó. La misión era volver a los triunfos, pues los azules solo habían obtenido igualdades en los últimos tres compromisos del certamen.

Los empates con Rangers, Wanderers y Unión La Calera obligaba a los dirigidos, en ese momento por Jorge Sampaoli, a conseguir los tres puntos, tarea que desde un comienzo parecía complicarse con la apertura de la cuenta de Javier Elizondo, a los ocho minutos.

El escenario parecía adverso ante los 7.500 espectadores que presenciaban el partido bajo el intenso sol que a esa hora azotaba a Copiapó, sin embargo, antes de la primera media hora de partido apareció una de las dos grandes figuras de la tarde, Matías Rodríguez, quien con sus tantos a los 28 y 38 minutos dejó a su equipo en ganancia al término del primer tiempo.

En el complemento la U ratificó su superioridad y asomó el otro iluminado de la tarde, Sebastiían Ubilla. El “Conejo” a los 58 minutos parecía sentenciar el compromiso y la alegría era doble, pues dejaba a su equipo arriba en el marcador con una diferencia casi irremontable y además festejaba su primer tanto del torneo.

Los festejos de Ubilla no quedaron ahí y algo decía que tenía que ser su tarde. Recién habían pasado cinco minutos desde su celebración cuando nuevamente rompió las redes, decretando así el 4-1 y haciendo del resto del partido un mero trámite. Para la estadística quedó el descuento de Luis Valenzuela (79’).

Tres puntos importantes sumaban los universitarios, dejando en el pasado la seguidilla de encuentros sin saber de triunfos que se extendió por más de un mes.

Comentarios

comentarios

Revisa también

A mantener viva la esperanza

El elenco azul llega motivado a este partido, con la opción real de poder obtener un cupo para la próxima Copa Libertadores y, por qué no, pelear el título hasta la última fecha.