domingo , octubre 21 2018

Llegó para seguir rompiendo redes

ras un paso por Arabia Saudita el delantero Sebastián Ubilla retornó a Universidad de Chile con la intención de corresponder el apoyo y para aportar en los desafíos de este segundo semestre.
A sus 27 años Sebastián Ubilla escribirá una nueva historia con la camiseta de Universidad de Chile, pues entre 2012 y 2017 ya estuvo en la U, período en el que alcanzó a jugar 157 partidos y donde convirtió 50 goles. Un registro que el atacante espera extender con el que denomina como el equipo de sus amores.
Luego de jugar por el Al Shabbab, en su retorno el delantero chileno se mostró muy feliz por la nueva oportunidad y espera sacar en limpio todo lo aprendido en su paso por Arabia Saudita.

Estadía en Arabia Saudita y llegada a la U
¿Cómo se materializó tu retorno?
“Estando en Arabia me llamaron de la U y la verdad es que agoté todas las instancias para poder volver. La gente muchas veces no sabe lo que tiene que dejar pasar para regresar al amor de mi vida que es Universidad de Chile”.

¿Qué cosas dejaste pasar?
“Dejé tirado un año de contrato en Arabia para poder volver, pero entiendo que son cosas que uno tiene que sacrificar para volver a este equipo”.

¿Cómo fue tu estadía en un país tan distinto al nuestro?

“Es complicado, pero si te adaptas rápido todo se vuelve más fácil. Igual lo pasé bien desde el punto de vista que tuve la oportunidad de conocer un país que en mi vida creí que estaría. Fue gratificante en cuanto al crecimiento personal poder conocer una cultura nueva, idiomas y comidas diferentes”.

¿Y en la parte futbolística?

“El juego de allá físicamente es mejor porque hay mucho africano que es más fuerte, pero táctica y futbolísticamente los árabes, salvo algunos, es más bajo que acá”.

¿Siempre estuviste con tu familia?

“Estuve dos meses solo y después mi familia alcanzó a estar un mes y medio, pero luego tuvieron que partir por un tema de desorden de los árabes y que no querían sacar los pasajes para mi familia. Al final decidimos que lo mejor era que se quedaran en Chile, después de eso estuve un par de meses más y luego volví porque terminó el campeonato”.

¿Y cómo lo hacías para entenderte con los entrenadores y lo que te pedían?

“Cuando llegué allá me tocó Hernán Carreño que era uruguayo y fue quien me llevó, pero alcanzó a estar un mes y luego los dirigentes lo sacaron para llevar a un árabe. Ahí la pasé un poco mal porque los árabes son muy nacionalistas, de igual forma me las arreglé para jugar partidos de titular. De todas maneras costó porque el técnico no hablaba ni inglés, pero por suerte mis compañeros me protegieron mucho y en ocasiones paraban los entrenamientos para explicarme los ejercicios”.

De vuelta a sus amistades azules
¿Cómo fue tu vuelta al camarín?
“Me recibieron muy bien. Pese a que fueron solo seis meses los que estuve afuera, se me hicieron una eternidad”.

¿Seguías la actualidad del equipo?
“Obvio. Podían ser las cuatro de la mañana y siempre estaba pendiente de los partidos. Hablaba permanentemente con mis compañeros y ahora es muy lindo poder estar de vuelta con ellos. Aunque no lo digan me quieren y yo también los quiero a los “hueones” (risas)”.

¿Mantuviste contacto con alguno de los jugadores del actual plantel?
“Con los que conozco de más tiempo como Matías (Rodríguez) y Gustavo (Lorenzetti), cuando metía goles me felicitaban y yo también estaba pendiente y les pregunta cuando las cosas no estaban tan bien. Siempre busqué apoyar a la distancia”.

Me contaron por ahí que también eres muy cercano a Gonzalo Espinoza.
“Si. Nosotros más allá de lo futbolístico tenemos una muy linda relación de amistad. Nuestras señoras son muy cercanas y cuando estábamos en Chile los dos nos juntábamos en mi casa o en la de él. Cuando estuve en Arabia y él en Turquía hablamos hartas veces y quedamos de juntarnos porque los países no están lejos, pero finamente no se pudo concretar. Así que, quedó pendiente un asadito o algo por ahí”.

Intima con el goleador
Ahora de vuelta en la U ¿Cómo vives el día a día?
“Siempre me levanto muy temprano para venir a entrenar. Llego al CDA a las 8:00  y después de la práctica me quedo a almorzar para luego llegar a mi casa. Aprovecho el rato para tomar mate y ver un poco de tele hasta que llega mi hijo mayor y más tarde voy a buscar a mi hija al jardín. Ahí aprovecho de cuidarlos para alivianarle un poco la tarea a mi señora”.

¿Quiénes componen tu núcleo familiar?
“Bueno está mi señora, mi hijo Lucas, que en agosto cumple ocho años, y mi hija Isidora que tiene dos”.

¿Cuál es tu pasatiempo favorito?
“Toda mi familia es de Quilpué, así que siempre que tengo un día libre trato de ir para allá. Permanentemente los trato de unir para poder compartir un buen asado con los tíos, los primos y amigos”.

¿Alguna otra actividad fuera del fútbol?
“También me gusta ir a pescar. Cuando puedo me junto con mis tíos y salimos. Es una actividad que te relaja mucho y se da para compartir en familia. Mi hijo ahora le está tomando el gustito”.

¿Y se pesca algo?
“Obvio que si (risas)”.

Al parecer eres mucho más de vida familiar y naturaleza que ir a un mall
“Es cierto. No me gusta mucho la gente y la verdad es que prefiero estar disfrutando en familia con mis hijos, mi señora, mis padres y hermanos. Los extrañé mucho estando allá (en Arabia) y la verdad es que estoy recuperando ese tiempo perdido”.

¿La buena mesa es otra de tus aficiones?
“Me gusta salir a comer, pero en ocasiones el tema de los niños complica porque no hay con quién dejarlos. Entonces comemos harto en la casa con familia y amigos”.

¿Algún plato favorito?
“Me gustan mucho las pastas”.

¿En qué lugar se comen las mejores pastas?
“Con mi mamá y sus lasañas (risas)”.

¿Eres bueno para las películas y las series?
“Si. Cuando estuve en Arabia era todo el día ver Netflix. Me gustan mucho las series y las que más estoy siguiendo son las del Chapo y Pablo Escobar. Son muy buenas”.

Un cariño especial por el Club que lo formó
¿Qué te parece el presente de Santiago Wanderers? 
“Es un momento lamentable. Yo siempre digo que estoy muy agradecido de Wanderers por formarme como jugador y como persona, además de los técnicos que me ayudaron mucho para poder estar aquí hoy”.

¿Cuáles fueron esos entrenados?
“Juan Rivero, Aravena, Sorace, Rojas, entre otros. Allá son muy conocidos por sacar jugadores. Ellos formaron a David (Pizarro), Franz (Schultz) y muchos otros más”.

¿Qué esperas para los Caturros?
“Como te comentaba, es un muy mal momento, pues no merecen estar en Primera B y mucho menos peleando los últimos lugares de la tabla. La idea de todos los wanderinos después de bajar era subir inmediatamente, pero lamentablemente no se han dado las cosas. Aquí los tres en el camarín con David y Franz esperamos ver al equipo saliendo del incómodo lugar en que está y más delante de vuelta en primera”.

¿Hablan mucho del cuadro porteño?
“Entre los tres esa es conversación de todos los días. Hablamos de las cosas que pasan aquí y también de lo que pasa allá con Wanderers. Somos formados allá y nunca lo olvidaremos, eso más allá de las cosas que pasaron o cómo se dieron las salidas”.

Volvió para sumar
En materia futbolística, ¿Qué esperas brindarle a la U este semestre?
“A ver, hace prácticamente unos cuatro meses que no jugaba un partido oficial, así que igual me falta ritmo, pero eso se va dando con los partidos y con el tiempo. Espero estar lo más rápido posible en mi plenitud para sumar al equipo”.

¿Sientes que como refuerzo tienes una obligación mayor en la parte ofensiva?
“Lo bueno que tiene este plantel es que es numeroso y si sale uno entrará otro con las mismas ganas de querer hacer bien las cosas. Este es un equipo grande que debe ganar todo y al que le toque debe dar lo mejor”.

¿Cómo evalúas el presente del equipo?
“Se habla mucho del momento pero, siempre teniendo la autocrítica en cuenta, es un empate y una derrota, antes de eso tuvimos seis triunfos consecutivos en Copa Chile y somos el único equipo grande que sigue en carrera, entonces ¿por qué no se habla de esos equipos que quedaron eliminados y no del “mal momento de la U”?. De todas formas sabemos que tenemos que mejorar y estamos enfocados en eso. Estas cosas son así y si el día de mañana agarramos una nueva racha, todos olvidarán estos dos partidos”.

De igual forma me imagino que el partido de esta tarde es clave
“Lógico. Estamos conscientes del momento y también sabemos que necesitamos la victoria para volver a la parte alta de la tabla y seguir en la pelea por el título”.

¿Algún concepto para la hinchada que permanentemente los está apoyando?
“Yo siempre he dicho en todos lados que si no tuviéramos la barra que tenemos, esta institución no sería lo que es. La gente es un factor muy importante en este Club y yo permanentemente me juego la vida por esta camiseta y por estos colores. Siempre estoy muy agradecido por el apoyo”.

Comentarios

comentarios

Revisa también

Semifinal: sinónimo de confianza

Universidad de Chile buscará derrotar a Palestino para seguir con chances de jugar la definición …